Blog

Una alimentación inadecuada e insuficiente hace más difícil la cicatrización de heridas. Una dieta equilibrada, variada y ajustada a los requerimientos de cada persona que puede ser nuestra mejor medicina y la clave para la recuperación y para la cicatrización de heridas.

Existen algunos alimentos que están más vinculados que otros en el proceso de cicatrización por los nutrientes que contienen, especialmente cuando se habla de vitaminas del grupo B, Vitaminas C y K, zinc, entre otros.

La Vitamina C, además de ser un poderoso antioxidante que nos ayuda a combatir enfermedades degenerativas del sistema nervioso, cáncer y al envejecimiento, ayuda además a la cicatrización de heridas, quemaduras y encías sangrantes. También se ha visto que acelera la cicatrización posterior a las cirugías.

La vitamina C la podemos encontrar en alimentos cítricos como el limón, la naranja, la mandarina, toronja; y también en las espinacas, coliflor, papaya, zanahoria, melón y papas, entre otros. La Vitamina K, está vinculada con el sistema de circulación de la sangre y se ha demostrado que ayuda a evitar las hemorragias que podrían provocar un hematoma (hinchazón anormal) lo que sería peligroso porque podría inhibir el proceso de cicatrización y favorecer la infección o abertura de la herida.

La vitamina K la podemos encontrar en alimentos como los vegetales de hoja verde oscuro, hígado aceites vegetales, tomate, alfalfa y cereales integrales.

La Vitamina B1 (tiamina), la Vitamina B5 (ácido pantoténico) y otras vitaminas del complejo B han demostrado ser un factor importante en el proceso de cicatrización de heridas por participar en los procesos de crecimiento y desarrollo de células y tejidos. Se pueden encontrar en alimentos como las carnes, el hígado, la coliflor, en cereales integrales y las legumbres.

Se ha visto que el zinc ayuda a combatir las infecciones y acelera la curación de heridas. En los alimentos se puede encontrar la carne roja, los moluscos, semillas de calabaza, lácteos, legumbres, levadura de cerveza, huevos, semillas y nueces.

Su alimentación puede ayudarle a mejorar el proceso de cicatrización y a disminuir el tiempo de recuperación!