Blog

Una de las mayores inquietudes de todas las personas es saber cómo realizar la higiene de los oídos. Es fundamental entender que el cerumen ¨no es¨mugre, es producto de la secreción de las glándulas que se localizan en la parte más externa del canal del oído (conducto auditivo externo). Su función es la de proteger la piel del canal, manteniéndola hidratada e impermeabilizada, su PH protege al oído de infecciones y también funciona como un vehículo para facilitar la salida de restos de piel y de otros residuos que puedan entrar al oído.

El color de la cera varía desde amarillo, hasta un marrón obscuro. La consistencia también difiere entre las personas. Es importante tener en cuenta que el oído ¨se autolimpia¨, ya que tiene una circulación, por eso no es necesario introducir objetos extraños.

El uso de copitos de algodón lo que hace es empujar la cera hacia el interior en lugar de retirarla del canal auditivo, empeorando la situación. La oreja se debe lavar con agua y jabón a la hora de la ducha y luego con un dedo entre la toalla secarse hasta donde el espacio lo permita. En caso de que haya dificultad para extraer la cera, debe consultar a su médico OTORRINOLARINGOLOGO.